martes, 17 de febrero de 2009

Plantas alelopáticas

Se llaman plantas alelopáticas a aquellas plantas que producen sustancias químicas que influyen en el desarrollo de otras plantas. Normalmente esta influencia es negativa, para evitar la competencia por el agua y los nutrientes. Por ejemplo, las hojas del nogal negro o nogal de América (Juglans nigra) tienen sustancias químicas que inhiben el crecimiento de diversas especies. Esas sustancias se lixivian con la lluvia o se eliminan tras la descomposición de las hojas. Otro ejemplo es el pepino (Cucumis sativus) y otras plantas de la misma familia (cucurbitaceas), las cuales producen sustancias que también inhiben el crecimiento de otras plantas adyacentes. También se dan casos de autotoxicidad. Tal es el caso de la alfalfa (Medicago sativa), un excelente forraje para el ganado vacuno y caballar que libera una toxina que reduce la germinación y el crecimiento de nueva plantas de alfalfa. Por eso, en un campo es arriesgado sembrar dos veces seguidas alfalfa, pues los antiguos cultivos inhibirán a los nuevos.